barcode link

barcodelink.net

viernes, 29 de noviembre de 2013

Vergüenza ajena

En ocasiones, determinadas imágenes nos llevan a errores que nos alejan completamente de la realidad, dichos errores se abogan en la conciencia común o la opinión general de la masa.

Hace algún tiempo en Cáceres se paseaba un anciano indigente montado en una bicicleta de las denominadas "de Carretera". Llevaba un pesado abrigo incluso en días que no se precisaba en absoluto, esto hacía dudar de su salud mental, eso y lo sórdido de su existencia.
Nombro a este personaje no sólo porque se hizo eco en la prensa local, sino por incluirle a otro no menos pintoresco, conocido en esta pequeña ciudad como "el Pitoño"
“Pitoño” es el apodo con el que se refiere la gente a un  joven alienado que tiene la extraña costumbre de recorrer las calles en una vieja bicicleta de montaña y detenerse en las glorietas con una radio al hombro,  bailando desenfadadamente.
Por lo general  este tipo de actitud genera una especie de esfera en la que se engloba todos los comportamientos del individuo, sean buenos o malos y dan como resultado un producto presumiblemente negativo.
Como ya adelantaba en mi primer párrafo, determinadas imágenes generan algo así como espejismos, imágenes presuntamente reales pero completamente falsas.
Tanto el anciano como “Pitoño” practican algo tan sano como pasear en bici, pero envuelto en su esfera pasa a ser algo negativo.
¿Negativo? Sí. Yo mismo al empezar a pasear en bici hace algunos meses, tuve que escuchar comentarios estúpidos del tipo… “Otro Pitoño”, “¡Mírale! Como el viejo”
Y digo yo… ¿Quién se equivoca aquí? Para mí está muy claro y es que como dice el dicho: los beodos y los niños dicen siempre la verdad, aunque en mi opinión personal: siempre dirá la verdad aquel que no teme sus consecuencias.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Coraje


En ese instante…

Sientes el pulso
golpeando en las sienes.
La respiración se congela
en la boca y ésta
te sabe a metal.
El aliento no halla
cabida en el pecho,
en éste el corazón
bate a punto de salir.
Hueles tu exudación.
Las manos se humedecen,
Y el pulso tiembla infame.

En ese instante…

Me grito: ¡Soy yo!
Nadie es más que yo.
Si otro puede hacerlo,
yo lo haré también.
Mi vista y mi oído
se agudizan, aliándoseme.
Siento un calor en el pecho
que controla mi respiración.
Mi mente se abre,
y tan solo capta
Lo que me rodea.
Fuera quedó,
lo que me bloqueó

El coraje llega
igual que el miedo.


En ese instante.

lunes, 5 de agosto de 2013

Luna de los anhelos


Luna blanca, luna gris,
Según me siento
Así te vi.
Luna que vistes
La luz del sol en gala.
Te confieso
Mis anhelos,
Vaga en ti
Mi mirada,
Refléjala
En mi amada.
Hada de la noche,
Santuario
De los amantes.
Tus brillos de plata
Son lágrimas derramadas,
Por ella, por mí,
Por quienes se aman.
Dame luz,
Tu albo calor,
No argento llanto.
Mírame,
Mírala,
Salva la distancia,
Que de ella me separa.

miércoles, 31 de julio de 2013

El Tirano


Dame palanca y raudo elevo el mundo,
Dame corona y tornaré en tirano.
El don hercúleo troca inútil, vano
En las pezuñas de asno tosco y burdo.

Mano que guía ha de ceder su turno
En otra sin orar discurso ufano.
Si el golpe obstina deja al buey hastiado.
Sólo el agua al fluir disuelve engrudo.

Voraz la sarna crece sin medida,
Mejor se la elimina siendo maca,
Que al final extraerla en carne viva.

Sutil codicia que hasta al noble ata,
Pérfida usando su invisible liga.
Segad las alas a esta lacra ingrata.

Cohecho


Duro el destino, se presenta amargo
Encareciendo lo necesitado,
Castigarán al pobre y el desempleado.
Así la evolución entrará en letargo.

Impíos continuarán con el embargo,

Los que habiendo sido designados
Por su pueblo, con el se habrán lucrado,
En cruel y vil cohecho de su cargo.

Agrio dolor de la promesa rota.

Sin solución a sus males están,
Siquiera pan que llevarse a la boca.
  
Ya con nada su hambre saciarán.
Comiendo sus puños, duros cual roca.
Tan solo así su rabia paliarán.

martes, 16 de julio de 2013

De ti


Mis pupilas se dilatan
Conscientes de tu presencia.
Tu fragancia me atrae
Como el astro
A su satélite.
Siento tu tacto
Y el mío responde grato
En mis dedos,
Éstos cual mariposas
Vuelan sobre tu piel,
Y mis labios
La incendian,
Su aroma enardece
Mis sentidos.
Navego en el mar
De tus curvas,
Naufragando mi navío
Desarbolado por la pasión,
Mi tabla de salvación
Eres tú.
Me elevo sobre la ola
Del ansiado cenit
Que acecha inminente
Ante nuestra
Sensual danza.
A las puertas grito
Tu nombre,
Éstas se abren
Y un océano
Cae sobre mí.
Ya completamente
Abandonado
A mi instinto,
Mi mente
Se priva de luz,
Veo tus ojos,
Y regreso contigo
Del cielo
Que hemos habitado.

martes, 28 de mayo de 2013

trofeo



Aquel c
érvido bramaba alzando al cielo sus astas que semejaban antenas prolongando su poder a los cielos en un agitar constante, desgarrando el éter, acompasando su fijo movimiento a sus ensordecedores bramidos.

Los árboles lo observan con sus inexistentes ojos.

¿Era una queja o una ostentación?

Se sentía el rey del bosque o tal vez el principal objetivo de aquel que lo hostiga.

No se trata de la cadena alimenticia ni del destino o el devenir de la naturaleza.

Es un juego sucio.

Le denominan trofeo

¿De qué?

No hay victoria ni laudo, es vil, es fútil, una sinrazón que tan sólo a la destrucción lleva.

¿Trofeo?

¿Acaso tiene defensa este noble animal?

¿Qué causa su persecución?

Un estúpido orgullo, vanagloriarse de segar la vida, cual parca con su guadaña.

Era una queja, un grito desesperado:

-¿POR QUÉ?


Imagen procedente de:

http://www.gentedigital.es/upload/fotos/blogs_entradas/201103/ciervo_amanecer.jpg

viernes, 1 de febrero de 2013

Reverso



Sé que no fue muy digno,
Pero no me disgustó,
Observar allí herido,
A quien cruelmente me hirió.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...