barcode link

barcodelink.net

viernes, 29 de noviembre de 2013

Vergüenza ajena

En ocasiones, determinadas imágenes nos llevan a errores que nos alejan completamente de la realidad, dichos errores se abogan en la conciencia común o la opinión general de la masa.

Hace algún tiempo en Cáceres se paseaba un anciano indigente montado en una bicicleta de las denominadas "de Carretera". Llevaba un pesado abrigo incluso en días que no se precisaba en absoluto, esto hacía dudar de su salud mental, eso y lo sórdido de su existencia.
Nombro a este personaje no sólo porque se hizo eco en la prensa local, sino por incluirle a otro no menos pintoresco, conocido en esta pequeña ciudad como "el Pitoño"
“Pitoño” es el apodo con el que se refiere la gente a un  joven alienado que tiene la extraña costumbre de recorrer las calles en una vieja bicicleta de montaña y detenerse en las glorietas con una radio al hombro,  bailando desenfadadamente.
Por lo general  este tipo de actitud genera una especie de esfera en la que se engloba todos los comportamientos del individuo, sean buenos o malos y dan como resultado un producto presumiblemente negativo.
Como ya adelantaba en mi primer párrafo, determinadas imágenes generan algo así como espejismos, imágenes presuntamente reales pero completamente falsas.
Tanto el anciano como “Pitoño” practican algo tan sano como pasear en bici, pero envuelto en su esfera pasa a ser algo negativo.
¿Negativo? Sí. Yo mismo al empezar a pasear en bici hace algunos meses, tuve que escuchar comentarios estúpidos del tipo… “Otro Pitoño”, “¡Mírale! Como el viejo”
Y digo yo… ¿Quién se equivoca aquí? Para mí está muy claro y es que como dice el dicho: los beodos y los niños dicen siempre la verdad, aunque en mi opinión personal: siempre dirá la verdad aquel que no teme sus consecuencias.

1 comentario:

Carol Torrecilla García dijo...

No sé por qué, pero a la gente siempre le ha dado miedo o envidia o las dos cosas las personas que se atreven a realizar sus sueños, por sencillos que estos sean.
Eso creen que les da derecho a criticar y a juzgar, pero solo lo hacen contra ellos mismos y no se dan ni cuenta. En realidad son ellos quienes querrían tener la personalidad y la libertad de hacer lo que quisieran sin que les importase el qué dirán.
¡Qué pena vivir en esa jaula de oro construida poco a poco por ellos mismos con prejuicios y cerrada con esa llave llamada barrera arquitectónica del no dependiente.....! Los que nos miran con pena son más dignos de lástima de lo que ellos creen.
Beni, valiente. Bien sé cuanto te gusta montar en bici. No la dejes jamás.
Ponle un nombre que te recuerde a mí, pues así sabrá ella (la bici) que yo te la regalé. Debería llamarse....Lizzy Bennet. jajajja
Se parece a ella. Tiene su porte y personalidad. O mejor, Mr. Darcy.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...